Ibéricos de alta gama a su alcance

Degustar los productos ibéricos Los Santos significa acercarse a la esencia de un producto con unas raíces y características inconfundibles. Un producto que proviene exclusivamente de cerdos ibéricos de la Dehesa Salmantina, concretamente del pueblo de Los Santos que les da su nombre. En esta Dehesa poblada de encinas centenarias y alcornoques, estos cerdos ibéricos se alimentan libremente de bellotas y hierbas durante una media de 1 a 2 años antes de convertirse mediante un proceso totalmente artesanal en un manjar para el más exigente de los paladares.

Para degustar este producto tan noble en sus mejores condiciones y disfrutar de todos sus matices, Los Santos recomienda retirarlo de su envoltorio y dejar a temperatura ambiente durante 15-30 minutos antes de su consumo. Acompañar a su gusto con una selección de panes y aceite de oliva virgen extra o disfrutar sin más -incluso comiéndolo con los dedos-. El resto formará parte de su experiencia sensorial más personal.

¿Dónde está la esencia?

Nuestros cerdos son de raza ibérica, bien pura o mezcla con Duroc-Jersey, pero con un mínimo de 75% de raza ibérica.

ELABORACIÓN:

Una vez sacrificado el animal, se traslada a la sala de salazón, donde los jamones y paletas son cubiertos de sal marina. La duración de este proceso es de un día por kilo
aproximadamente.


Terminada la fase de salar el jamón o la paleta, procedemos al lavado de la pieza para eliminar la sal que se ha quedado pegada a la pieza. A continuación los perfilamos.


Procedemos entonces al asentamiento para que paulatinamente se elimine el agua y la
humedad que pueda haber quedado en la superficie de las piezas. La fase siguiente
es el secado de los jamones y paletas en nuestro secadero natural. Y por último los jamones pasan a nuestra bodega donde se cuelgan y terminan de madurar.